Blog

Rompiendo estructuras: la caída del email 11 Enero 2018

El ámbito de la formalidad en las empresas se está perdiendo, liberando estructuras y dando espacio a dinámicas más flexibles. Esto sucede también con las herramientas que apoyaban metodologías de trabajo más duras y “corporativas”. Así, hoy ganan lugar soluciones flexibles y dinámicas, que aportan en el camino hacia una nueva modalidad de trabajo.


Una de las herramientas que está perdiendo protagonismo es el email. Las empresas ya trabajan con alternativas para hacer comunicación interna, muchas veces propuestas por los mismos empleados. Casi siempre resulta más eficiente y dinámico el uso de otras herramientas de carácter más “instantáneo” para mejorar la productividad y el trabajo en equipo.


En general, las personas están más atentas al celular que a la computadora, y en el celular, prácticamente nadie tiene activadas las notificaciones del mail. El mail se procrastina, se deja de lado, se marca como “no leído” para regresar a él más tarde. No sucede lo mismo con otras aplicaciones.


Las aplicaciones que hoy marcan el paso


Lo ideal es no “casarnos” con ninguna herramienta, sino probar diferentes alternativas. A veces algunas sirven para un determinado fin y otras pueden complementar para otros. Existen algunas opciones que podemos recomendar, como por ejemplo:


  • Slack: es similar a una agrupación de salas de chat internas de la compañía, que organiza las conversaciones por temas.

  • Trello: permite crear tableros colaborativos para organizar el trabajo, asignar tareas y dejar notas para otras personas.

  • Evernote: también sirve para organizar tareas y dejar anotaciones colaborativas.

  • Flow de Appnobis permite agilizar procesos de aprobación de documentos, logrando agilidad y eficiencia.


También podemos encontrar como alternativa a las redes sociales empresariales, que ganan cada vez más terreno.



  • Workplace desarrollada por Facebook
  • Yammer de Microsoft
  • JAM de SAP.
  • Incluso los grupos privados de Whatsapp.

Utilizar herramientas diferentes aumenta también el sentido de pertenencia de los usuarios, y logra crear una base de datos de contenido colectivo. Ideas y proyectos son almacenados y organizados por temáticas para luego ser utilizados.


Disminuye el tiempo de respuesta, se crean grandes repositorios de información disponible para toda la empresa. Se fomenta la colaboración y el intercambio entre distintas áreas y el feedback circula de manera más rápida.


Estas soluciones generan una calidez mayor a la del email, acercando de manera virtual a personas localizadas en diferentes sucursales, o incluso vinculando a trabajadores remotos con empleados presenciales. El rediseño de procesos internos, la creación de nuevos productos y la interacción colaborativa generan grandes avances que no podrían darse de otra manera.


Las nuevas tecnologías ayudan a mejorar la experiencia interna y, en definitiva, a trasladar esa mejora a la experiencia de los clientes. En definitiva y como siempre, la alternativa siempre es evolucionar.