Blog

Servicios y Transformación Digital 15 Junio 2018

Para aprovechar el valor agregado que se puede generar a través de la transformación digital, las empresas de servicios tienen hoy la posibilidad de trabajar sobre tres ejes:



  • Estrategia digital, para saber por qué encaramos los cambios y hacia dónde queremos ir.
  • Palancas digitales, aceleradores que adicionen valor al negocio.
  • Elementos que habiliten a la transformación digital (talento digital, tecnologías y metodologías nuevas).

Las ventajas para las empresas de servicios disruptivas, es decir, las que primero trabajan sobre estos ejes y se suben al movimiento digital, son ilimitadas. En general, la primera, si continúa en un camino de mejora continua, se lleva todos los beneficios.


Las palancas digitales


Hoy nos centraremos en las palancas digitales, esos aceleradores que nos permiten marcar la diferencia, sumando valor al modelo de negocios. Entre ellas podemos encontrar las siguientes:



  • Marketing digital para generación de leads, que permite migrar el foco del negocio desde las sucursales físicas hacia un nuevo canal virtual.
  • Automatización de procesos para reducir costos y mejorar la experiencia del cliente. Evitamos así tareas repetitivas, logramos una reducción de tiempos de espera y respuestas más eficientes.
  • Big data y algoritmos para la gestión de operaciones, el manejo de riesgos y una mejor toma de decisiones estratégicas.

Para que las palancas digitales anteriores funcionen, la compañía debe acompañar con la utilización de los elementos habilitadores que nombramos anteriormente:



  • Talento digital que sepa aprovechar el potencial de los datos y la digitalización.
  • Metodologías nuevas de trabajo para que permitan agilidad y propicien innovación.
  • Tecnologías nuevas que apoyen los cambios en los procesos y en el negocio.

Pero el acelerador más importante de la transformación digital es la cultura. Ese cambio holístico que se requiere de la totalidad de la organización, será el que nos permitirá evolucionar y adaptarnos a cada nuevo desafío. Porque la transformación digital no es un hecho que se da como aislado y ocasional, sino un camino constante y sin límites.